Mensaje de error

Deprecated function: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead en Pagination->getPager() (línea 183 de /homepages/27/d410434577/htdocs/nueva.aytoselaya.org/sites/all/modules/pagination/includes/Pagination.inc).

Santuario de Valvanuz

Santuario de Valvanuz

Denominación: Santuario de Nuestra Señora de Valvanuz.

Cronología: Finales del siglo XVII.

Localización: Al llegar a Selaya nos desviamos en un cruce a la izquierda con dirección a Bustantegua y, tras recorrer 2 kilómetros y medio, nos encontramos con la ermita. Ésta se encuentra edificada sobre una pradería al pie de la ladera de San Bartolomé.

Tipología: Arquitectura religiosa de estilo románico.

Descripción: Se trata de una ermita de planta simple, compuesta por una sola nave de 33 metros de larga por 9 metros de ancha, en la que la sacristía forma parte de la misma. Su cubierta es a tres aguas y posee un pórtico lateral de similar longitud que la propia iglesia.
En su construcción se utilizó madera, pero sobre todo piedra, en forma de grandes sillares en sus esquinas, espadaña y contrafuertes, mientas que en el resto de las paredes se empleó el sillarejo recubierto en todo su perímetro, excepto en su zona frontal, de un revoque de mortero posteriormente blanqueado. Para la cubierta, tanto de la iglesia como del pórtico, se usó teja normal, de la llamada árabe.
Los contrafuertes se marcan en el exterior, entre ellos se han colocado unas pequeñas ventanas para iluminar el interior. El pórtico también de piedra aparece cerrado en su lado norte y sur, mientras que el oeste permanece abierto dejando ver en su armazón las viguetas de madera. En este pórtico se abre una puerta por la que se accede al interior de la iglesia, en la que destacamos las bóvedas de crucería de la nave, y las de la sacristía cuyos nervios se unen en unas claves que tiene motivos esculpidos en piedra con la leyenda “Ave Maria”, “Gra(tia) Plena”, “Año 1678” y “ año 1708”.
Del exterior destaca su espadaña barroca de tres pisos, que acentúa la verticalidad del edificio. Está decorada con motivos herrerianos, (pináculos y bolas) que aparecen también en distintos puntos del tejado. En los dos pisos superiores encontramos tres campanas, la colgada en el alto es de dimensiones más reducidas.
En la espadaña hay esculpido en piedra un escudo Real de Castilla y León timbrado por el águila bicéfala con corona real, y se repite en el pórtico, pero esta vez está policromado. Ambos blasones testimonian que el templo pertenecía al Patronato Real.

Datos históricos: El templo actual pudo haber surgido a partir de otro más antiguo, quizás del siglo XII, que debió ser de muy pequeñas dimensiones, tan solo ocupó lo que en la actualidad es el presbiterio (zona que limita la reja central del santuario).
Los datos históricos más antiguos que tenemos se remontan a finales del siglo XVI, sufriendo la capilla sucesivas reformas y ampliaciones. En el año 1800 sufrió un incendio que destruyó buena parte de su interior, entre lo que destacaba el retablo barroco del altar mayor tallado en Cádiz en 1756, cuya posible y única prueba de su existencia es el grabado realizado por González en esa ciudad, pero no se puede probar su autenticidad, ya que la imagen que aparece corresponde a un modelo que se repetía en cada una de las estampas que se realizaban. Tampoco se salvó de la desaparición de gran parte de su colección de exvotos.
Junto al Santuario de Ntra. Sra. de Valvanuz se levanta lo que hoy se conoce como la Casa de la Beata, posiblemente porque ésta fue la residencia de la persona encargada del cuidado del santuario. Esta casa se acabó de reconstruir hacia 1990 y desde entonces es una casa-museo, que acoge, entre otras cosas, una colección fotográfica de las famosas Amas de Cría de la tierra. Destaca de igual modo un óleo de un vecino de Selaya, don Ramón José de Arce y Rebollar, Arzobispo de Burgos y Zaragoza, desterrado hasta su muerte en Francia, de quien se dice que guardó buena amistad con Goya, quien posiblemente le hizo dicho retrato.

Estado de Conservación: En la actualidad su estado de conservación es muy bueno. Ha sufrido numerosos arreglos, entre ellos una notable ampliación tras pasar a ser de Patronato Real. Parece ser que alguna restauración se llevó a cabo gracias a la ayuda de sus fieles, debido a que su estado llegó a ser preocupante.