Mensaje de error

Deprecated function: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead en Pagination->getPager() (línea 183 de /homepages/27/d410434577/htdocs/nueva.aytoselaya.org/sites/all/modules/pagination/includes/Pagination.inc).

Procedencia e Historia

Por estas cualidades en su carácter, autores del siglo XIX, como Gregorio Lasaga Larreta, han sostenido que los pasiegos no proceden de los cántabros, sino que fueron cautivos de guerra, esclavos de origen árabe, que fueron vasallos del Monasterio de San Salvador de Oña, del que dependían los territorios del Pas. Con ellos poblaron estas tierras hasta que desde la condición de esclavos pasaron a ser colonos libres y, debido a que apenas hubo tendencia a casarse con gente de fuera, han permanecido sin mezcla en estos valles. Propone Lasaga Larreta una serie de características similares entre las costumbres de los árabes y las de los pasiegos, habla del desconocimiento de la vida sedentaria entre ambos y de la gran sobriedad. Incluso encuentra semejanzas en prendas de vestir, habla del albornoz árabe comparándole con la caperuza pasiega, y el bordón del antiguo peregrino semejante al palancu pasiego. Actualmente estas teorías junto con las que hablan del origen suevo o visigodo, están totalmente descartadas ya que no existe ningún estudio científico que lo apoye.

Lo único cierto es que se conoce muy poco sobre los pasiegos antes del 1011, año en el que el Conde Sancho García y su mujer doña Urraca donaron al monasterio de Oña amplios territorios de la actual Cantabria, que se extendían desde Sámano a Santoña, llegando a Cabarga y desde allí hasta los montes del Pas y sus cabeceras, para que los hombres libres de San Salvador de Oña tuvieran potestad para que su ganado pudiera transitar libremente por estos territorios. Además de poder disponer libremente de los pastos, del agua y de las majadas, concedieron más privilegios que los dados en la mesta.

Existe una carta, en contra de la teoría de aquellos que opinan que los pasiegos son de origen judío o árabe, escrita por la reina Juana, “la Loca”, en la que prohíbe el paso de los semitas por estas villas para evitar el cruce de sangre de aquéllos con estas gentes racialmente “puras”. Este dato se comprueba en los padrones de hidalguía pues todos los vecinos eran de la calidad de nobles.